Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Nuestra casa embrujada

Un quejido lastimero llegó desde lejos envuelto en la bruma nocturna. Se fue acrecentando. Perecía, al acercarse un murmullo de voces rezando acompañadas al fondo por un denso arrastrar de cadenas semejando un crescendo de cantos Gregorianos, cuya sonoridad  invadió el cuarto donde me encontraba. Por la ventana entreabierta se coló un helado viento que en complicidad con el rumor del cortijo fúnebre me aterrorizaron. Al pasar frente a mi cuarto pude sentir su tumultuoso andar y escuchar las ilegibles plegarias. Largas sombras se filtraron por debajo del dintel de la puerta; silenciosamente avanzaron por el suelo, treparon a la cama, subieron por la pared y se diluyeron  en la oscuridad.

No se cuanto duro el paso del cortejo, en ese momento estaba dudoso si fue realidad o sueño, pero los primeros rayos de luz me encontraron sentado en la cama sin poder dormir. Al siguiente día, en el desayuno nadie comento nada del cortejo, la calle estaba muy cerca del cuarto, podían haber pasado por …

Últimas entradas

12 cuentos breves para leer mientras llueve

La regresión

Una historia de dolor y esperanza

... Y con el mazo dando (Parte 2)

menos FACE, mas BOOK

A Dios rogando... (Parte 1)

Veinte Dólares

Homerin

La promesa